<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d8384010\x26blogName\x3dSatanikus+Blogus\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://satanikus.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_AR\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://satanikus.blogspot.com/\x26vt\x3d1241051603480810802', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

domingo, mayo 28, 2006

¡Los TJ rockean cada vez mas duro!

Hola, queridillos. Si, ya se, hace mucho que no subo nada y bla bla bla. Sepan que cuando uno se vuelve una persona adulta y trabajadora, no tiene el mismo tiempo y el mismo humor que antes... Pero bueno, haremos lo posible.

Y hoy retomaremos una sección clásica del blog:



La sección con más travestis, enanos, falopa, viejas sadomasoquistas y vaselina de toda la internet.

Bueno, he quedado maravillado con una de las últimas "Despertad!" que ha caído en mis manos. Se trata de la edición del 8 de octubre del 2005, en la cual se habla del espinoso tema de la bebida. Y los TJ no se andan con vueltas, no... Si hay que llamar las cosas por su nombre, se las llama. Si hay que poner las bolas sobre la mesa, se las pone. Y si hay que jugarse con un título INCISIVO para la tapa de la revis, se hace y punto, que mierda!:



Y como si fuera poco, no contentos con meterse en terrenos pantanosos con este tema del alcohol, aquí podemos ver las tapas de futuras ediciones, donde se tratarán temas igual de jodidos, y con títulos igual de jugados:

El peligro nuclear!



Los juegos que ponen en riesgo nuestra vida!



El sexo en la tercera edad!



Y hablando de sexo y de cochinadas relativas a esta práctica, miren esta perla que me mandaron... Se trata de un artículo sobre el sexo telefónico y la masturbación. El texto entero de por sí es fascinante, pero más que nada quiero rescatar el siguiente extracto:

Con toda seguridad, los que deseamos complacer a Dios haremos todo lo posible para no caer en la trampa de mantener conversaciones de índole sexual por teléfono. Ahora bien, ¿cómo podemos lograrlo?

‘Aporrea tu cuerpo’

El “sexo telefónico” puede convertirse en una adicción, así que hemos de ‘aporrear nuestro cuerpo y conducirlo como a esclavo’ a fin de obtener la aprobación de Jehová (1 Corintios 9:27). Si has caído en esta práctica, ¿por qué no buscas ayuda? Para empezar podrías hablar con tus padres cristianos. Aunque lo más seguro es que se disgusten, también es probable que sean quienes mejor puedan ayudarte a controlar tu comportamiento a fin de que no recaigas. Los ancianos de la congregación de los testigos de Jehová a la que perteneces también estarán dispuestos a brindarte su asistencia.

(Fuente: http://www.watchtower.org/)

Y esto va dedicado a todos los imberbes que piensan que los tiyeis no se divierten ni tienen onda... Lo que cité ahí arriba se trata, ni más ni menos, de apología del sadomasoquismo más salvaje y cochino. Viene a ser algo así como un sabio consejo para la hora del sexo telefónico. Para que no te quedes en el mero cachondeo de la charla o de una inocente manuela, nuestros amigos (a quienes imagino blandiendo unos robustos látigos, vestidos con unos regios accesorios de cuero y sus apliques de metal correspondientes) nos aconsejan castigarnos duro mientras la otra guarra nos dice cosas chanchas vía telefónica. Vaya que saben pasarla bien. La próxima juntada que hagan en mi ciudad no me la pierdo ni en pedo, deben terminar en unas orgías descomunales.

Al margen, me encantó esta fotito:



Bueno, esto es todo por hoy. Tomen su sopa y lean la Biblia.